12.10.10

Ya no siento.

Espero tu regreso. Cuando caen las hojas pienso en vos, cuando sopla el viento pienso en vos. Cuando volvás seremos felices como lo fuimos. Cuando volvás caminaremos de la mano las calles. Cuando volvás nos besaremos. Cuando volvás me querrás igual. Cuando volvás…
Llevo años sentado en esta acera.
Se ha hecho de noche muchas veces, y has pasado de lejos tantas veces. Tan de lejos que solo me ha quedado gritarte que te quiero y que te espero.
Me hice viejo aquí.
Envejecí esperando tu regreso.
Ahora ya no siento. Estoy muerto. Atrapado entre la página 29 y 36 de este libro, condenado a la tristeza. Solo, como un animal eterno, clavado en las puertas del infierno.
¿Me encontrarás allí, detrás de la otra puerta?

5 comentarios:

DE-PROPOSITO dijo...

¿Me encontrarás allí, detrás de la otra puerta?
--------
O estar, onde não estamos.
------
Felicidades.
Manuel

no me compares, dijo...

me puso al mal...:(

Alexiev dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
AZUL dijo...

Casi dos meses de haber decidido dejarte para siempre... te devuelvo tus alas, sos libre, ya ni siquiera me importa tener la esperanza de que regresés. Soy yo, y ya no voy a permitir que signifiques en mi vida.

Marisa dijo...

Es la espera, dulce placebo a la que recurrimos en vez de olvidar..pero cómo hacerlo cuando el día nos grita su nombre??

Gran relato